domingo, 23 de diciembre de 2012

HABLE BIEN EN CASTELLANO



No diga "posicionarse" ni "posicionamiento", es una cursilería moderna de políticos y periodistas, un anglicismo no deseable, por más que ahora se use tanto. No imite a los pedantes ni a los cursis, es de mal gusto. Diga "situación", "situarse", "posición" , "tomar posición", "tomar postura", "adoptar una postura", "optar", "decidirse" .

No diga "en base a", que es incorrecto, aunque tantos lo dicen. Diga "basado en".

No diga "es por esto que...", un galicismo muy feo, que es incorrecto y que por desgracia, y por motivos desconocidos, está de moda. Diga simplemente "por eso" o "por esto". Si desea ser más retórico puede decir: "por esto es por lo que..."

No diga "esclarecer" cuando lo que quiere decir simplemente es "aclarar". Reserve lo primero, más sofisticado y específico, para ocasiones realmente propias (en el sentido de iluminar, amanecer,...).
No diga "gobernanza", otra cursilería moderna de políticos y periodistas, muy reciente. Diga "gobierno" o "gobernación". Evite tonterías.

No diga "complejizar" en absoluto, pues ese verbo no existe. Diga "complicar", y si no quiere, diga "volver más complejo", o "resultar más complejo", "ganar complejidad". Muchas veces, en castellano, no pueden ahorrarse palabras. Si uno quiere hablar bien. Y no mitifique la palabra "complejo", que es idéntica a "complicado", aunque a usted no se lo parezca. "Complejizar" no existe porque la complejidad es una característica, no el objeto de una acción.

No diga "tipología" si no se refiere usted a un tratado, estudio, investigación o clasificación de tipos diversos. El sufijo "logía" significa siempre eso. Emplee la palabra "tipo" o la palabra "clase". Pero tampoco lo haga, en absoluto, si sólo se refiere a cosas concretas o a colecciones de cosas concretas. Entonces, debe referirse a ellas en forma directa. Si se habla de un conjunto de viviendas, o de plantas de viviendas, concretas, por ejemplo, hay que referirse a ellas directamente y como tales. Al referirse a las distintas unidades de vivienda, sólo se puede decir "los tipos de vivienda", si es que queremos indicar expresamente que dichas unidades representan también, tipológicamente hablando, a otras muchas, esto es, a otras que no son iguales a ellas, pero sí de su mismo tipo; es decir, de su misma disposición general. Si no, el uso de la palabra "tipo" es incorrecta, y mucho más aún el de "tipología". Y lo que vale para la arquitectura, vale para todo lo demás.
No diga "delante mío", "detrás suyo", etc. Es incorrecto, un vulgarismo. Diga "delante de mí", "detrás de él". Es muy fea esta sustitución del pronombre personal por el posesivo, aunque ahora se trate de un uso popular y regional, y no moderno.

No diga "han habido muchas huelgas esta temporada y habrán más todavía". El verbo haber es impersonal en castellano, por lo que no concuerda en número con el sujeto, aunque no es así en otros idiomas latinos peninsulares, de donde viene el error. Se dice "ha habido muchas huelgas esta temporada y habrá más todavía". "Habrá huelgas" y no "habrán huelgas", etc.

No diga "requerimientos", que es un anglicismo. Diga "requisitos", más castellano, más elegante y más breve.

No diga "pasar desapercibido". Es preferible decir "pasar inadvertido". Desapercibido quiere decir "no apercibido" de algo. Es decir, que quien no percibe es él,  la persona de quien se habla; no que no lo perciban a él, que es, sin embargo, lo que se pretende decir.

Es preferible no usar "privacidad", aunque es un anglicismo bastante antiguo ya, y muy usado. Es mejor decir, "vida privada", "cuestión privada" o "condición privada". Como ya se ha dicho, en castellano, como en otras lenguas latinas, y en muchas ocasiones en cualquiera que sea la lengua, a veces no se puede simplificar. (Ya advertía esto Sáenz de Oíza, hace tantos años, cuando se comentaba el libro de Alexander y Chermaief, "Comunidad y privacidad". Oíza, que sabía inglés, repetía siempre que debería haberse traducido como "Comunidad y vida privada").

No diga "tipos", y mucho menos "tipologías", cuando se refiere a usos o a clases de usos en arquitectura. Es una barbaridad decir "tipos" o "tipologías" cuando nos referimos al conjunto o sumatoria de usos edificatorios: viviendas, escuelas, bibliotecas, iglesias, polideportivos,.....

No utilice sistemáticamente el presente histórico. Es decir, no diga siempre "fulanito nace en León en 1953"; dé una oportunidad al lenguaje directo, esto es, al pasado: "fulanito nació en León en 1953". El presente histórico no es incorrecto, pero significa casi siempre un cierto lenguaje figurado, un punto, aunque sea leve, de retórica. O de fantasía: nos hemos ido al pasado y hablamos desde allí en presente. Ni la retórica ni la fantasía están prohibidas, en absoluto. Es más, me parecen recomendables. Pero deben de ser tanto conscientes como justificadas. Si uno quiere ser retórico es por algo. Y si uno lo es gratuitamente o sin saberlo, lo que queda es lenguaje banal. O sea, de segunda clase.

No diga "tengo en mente", o frases semejantes. Es un anglicismo inadmisible. ¿Para esto nos sirve aprender inglés? En castellano se dice y se ha dicho siempre "tengo en la cabeza". Pero incluso si admitiéramos el anglicismo habría que decir: "tengo en la mente". Nunca sin artículo, nunca.

No pronuncie (como los "gringos") México o Texas con "x". Aunque lo vea escrito con x, se pronuncia "Méjico" y "Tejas", con j. Escuche a los mexicanos y lo oirá, con una j algo aspirada. La x es una grafía antigua de la j, conservada en América. 

No diga nunca "a nivel de" si no está hablando de lo que nivel significa: alturas, físicas o figuradas, jerarquías y cosas semejantes. Esto es, de niveles reales. Si no son niveles, debe evitarse y sustituirse por "en el campo de", "en relación a", "hablando de", "teniendo en cuenta a"...., y cosas semejantes.

No sustituya partículas cortas por expresiones compuestas. No diga "en torno a" si puede decir "de"; no diga "junto a" si puede decir "con". No diga "en aras de" si puede decir "para". No diga "anteriormente a" si puede decir "antes". No diga "en la noche de ayer" si puede decir "anoche".  No diga "a la vista de" si puede decir "ante". No diga "a bordo de" si puede decir "en". No diga "en torno a" si puede decir "sobre". No diga "de acuerdo con" si puede decir "según". No diga "a través de" si puede decir "mediante". No diga "a lo largo de" si puede decir "en". No diga "de cara a" o "con vistas a" si puede decir "para". Use las preposiciones, que para eso están, son más cortas y evitará la pedantería.

No diga "como muy", "como bastante" o "como menos", "como más", y otros comos diversos. El "como" es sólo comparativo. Quítelo si no hay tal comparación. Quedarse "como muerto", por ejemplo, está bien.
"Tema": cuestión, asunto, expediente, proyecto, negocio, propósito,.... Busque la palabra buena y olvide el "tema"; no lo use sistemáticamente. 

El uso indebido del "de que" es muy feo, como es sabido, es lo que se llama un vulgarismo. Se dice "le dije que no fuera " y no "le dije de que no fuera". Y "le ordenó que no protestara" y no "le ordenó de que no protestara". La preposición "de" no debe estar si lo que viene detrás, encabezado por la conjunción "que", es un complemento directo. "¿Qué le dije?" "Que no fuera". Eso es un complemento directo. Cuando no hay complemento directo, la preposición "de" ha de estar. Por ejemplo en "Eso depende de que llegue a tiempo", o "Estoy seguro de que fue allí", que son frases correctas.

No diga "rol", galicismo pedante. Diga "papel". Y aunque decir "desempeñar o "representar" un papel es correcto, es mucho más elegante la locución tradicional de "jugar un papel".

No diga "histórico" cuando algo le parece tan importante que debería, casi, pasar a la historia. Diga "memorable", mejor y más exacto.

No diga cosas "puntuales"  o "puntualmente" cuando no se refiera a puntualidad horaria, es decir, a llegar a tiempo. El inglés "punctual"  ha de traducirse por "local", o "localmente". También puede ser "parcial", "concreto", o "limitado a".  

Existe "ilegal", pero no "ilegalizar". El diccionario ha admitido "deslegalizar".

"Reiniciar", mala palabra, se ha impuesto con los ordenadores. El inicio es sólo el inicio, y por lo tanto un segundo intento  ya no es el inicio, ya no puede serlo. Siga usted con "reiniciar" en los ordenadores, para no tener problemas prácticos, pero en lo demás use "reanudar". Por favor.

"Obsolescente" y "obsolescencia" son neologismos anglicistas de uso casi inevitable, porque tienen difícil o larga sustitución en castellano. "Obsoleto", sin embargo, ya no es así,  y aunque no es incorrecto, puede ser evitado (siempre para orillar la pedantería) pues puede sustituirse por "desusado", "en desuso", "anticuado", "envejecido", "arcaico", "viejo", "vetusto", "pasado de moda", "trasnochado", "rancio"....

"Praxis" existe desde siempre, pero en su uso resulta casi imposible evitar la cursilería y la pedantería. Sólo puede tener uso lógico en el lenguaje técnico de la filosofía y de la política. Si no está en eso, diga, simplemente, "práctica".

Decir "de motu propio" es una pedantería y, además, un error. Es mejor decir "espontáneamente". Pero si uno se empeña en emplear el latinajo hay que decir "motu proprio" Fíjense bien, sin "de" y "proprio", con dos erres.

No emplee usted nunca, jamás, por más que la moda prosiga adelante, el uso de exclamaciones o interrogaciones sólo al final. Es estúpido y no puede disfrazarse de comodidad. El castellano es el único idioma con estos signos al principio y al final, lo que es estupendo, y no puede renunciarse a ello por más fuerte que sea la anglofilia o la presunción de modernidad. 

"Nominar", en castellano, quiere decir "dar nombre", no proclamar candidatos. Proclamar candidatos se dice "designar" o "elegir". El equívoco viene del verbo inglés "to nominate", aunque no sólo significa eso.

"Adolecer" es tener el defecto que se cita, no el contrario. "Adolece de pereza" es tener pereza, no tener falta de ella. Adolecer es algo así como dolerse de algo. Y, por lo tanto, se duele uno de lo malo, no de lo bueno. Es decir "adolecer" es tener algo malo, aquello que se dice. No es carecer de algo.

No debe decirse "esponsorizar", bárbaro anglicismo, sino "patrocinar".

No diga "concretizar", sino "concretar"; no diga "culpabilizar", sino "culpar"; No diga "optimizar", sino "optimar"; no diga "priorizar", sino "dar prioridad". Y así otros.

No diga ni escriba "coexión". Es "cohesión".

Se dice "el águila", "el agua" o "el área; pero se dice también "esta águila", "esta agua" y "esta área". El artículo cambia el género delante de ha o a, acentuadas, pero no el pronombre demostrativo, que permanece en femenino.

Puede decirse tanto "tutoría" como "tutela", pero nada más. "Tutorizar", sin embargo, es bastante feo, y, probablemente, incorrecto. Es mejor "tutelar".

No se debe confundir "señalar" con "señalizar". Señalar es hacer o producir una señal; señalizar es poner señales.

No emplee el infinitivo si lo que quiere es emplear el imperativo. No diga , o escriba: "Callar" o "cerrar", si lo que quiere decir es "callad" o "cerrad". Y, en los letreros imperativos, no trate de tú a los desconocidos y anónimos destinatarios. En el letrero "Cerrar esta puerta" hay dos faltas, el infinitivo y el tú. Lo correcto es escribir: "Cierren esta puerta, por favor".

No trate a la gente desconocida de tú, ni verbalmente ni por escrito. No crea que el tú es más moderno, agradable o de confianza. Ahora se usa incluso como algo publicitario. Pero el tú es muchísimas veces una falta de respeto. Todo el mundo tiene derecho al usted, sobre todo los inferiores en edad o jerarquía. En las ordenanzas militares, incluso figura "dar el usted" como obligación del mando.

No diga "preveer", sino "prever", si lo que quiere decir es ver por anticipado, adelantarse a lo que ocurrirá. El error viene del verbo "proveer", completamente distinto, pues significa dotar de provisión, satisfacer las necesidades.

No diga "llevar la razón", sino "tener la razón", o "tener razón", que es más correcto.

No diga "bajo mi punto de vista", o "bajo el punto de vista de...", sino "desde mi punto de vista". Los puntos de vista tienen un origen, pero no están bajo nada.

No diga "el sector del ladrillo", como los políticos y los periodistas. Evite las cursilerías y tonterías al uso y gane precisión. El "sector del ladrillo" sería, estrictamente hablando, el sector de la industria de materiales cerámicos para la construcción, por lo que no debería emplearse como metáfora, supuestamente expresiva o graciosa, para referirse a dicho sector de la construcción, o al inmobiliario. Porque, "el ladrillo" ¿se refiere a la industria de la construcción, al negocio inmobiliario o a los dos juntos? Pues son tres cosas distintas. A lo mejor no estaría mal precisar de qué se habla. 

No diga "quinceavo" o "onceavo" si lo que quiere decir es "décimo quinto" o "undécimo". La terminación en "avo" se refiere sólo a fracciones. Un "quinceavo" es la resultante de algo dividido en quince. Si no recuerda, no sabe el ordinal correcto, o éste no existe, diga "el puesto 15", "el orden 15" o "el lugar 15". De hecho, no hay nombres para ordinales de cantidades grandes, por lo que en esos casos sólo pueden usarse expresiones como "el puesto 253".  

No diga cosas como "por culpa de una lesión no podrá jugar". Esto es, no emplee "por culpa de" en vez "a causa de", que es, probablemente, lo que quiere decir. Asigne culpas cuando haya culpas y causas cuando se trate de causas.

 No diga cosas como "no se puede partir de la premisa de que vaya a trabajar".  Eso no es una premisa (término demasiado filosófico para ser coloquial), sino, como mucho, un "supuesto".








17 comentarios:

  1. Y no olvidemos esa aberración tan de moda: "a día de hoy".

    ResponderEliminar
  2. Unas matizaciones:

    - Respecto a "privacidad": es siempre un subconjunto de la vida privada. "Vida privada" no es sustituible por "privacidad", pero tampoco a la inversa si tenemos en cuenta que la privacidad es el "ámbito de la vida privada que se tiene derecho a proteger de cualquier intromisión" (RAE). De hecho, la RAE renuncia a mostrarlo ya con notación de anglicismo.

    - Sobre "jugar un papel", es más correcto y "castizo" utilizar "desempeñar un papel", puesto que el galicismo -al igual que con "rol"- es precisamente el primero ("jouer son rôle") (Instituto Cervantes).

    - "Ilegalizar" existe en el diccionario, con la acepción "Dicho de la autoridad competente: Decretar que pase a la condición de ilegal lo que antes no lo era." (RAE)

    - "Nominar", y no solo en la última revisión del diccionario, sí tiene en su segunda y tercera acepción las definiciones que le niega "2. tr. Designar a alguien para un cargo o cometido.
    3. tr. Presentar o proponer a alguien para un premio." (RAE)

    - Siempre odiaré a la RAE por aceptar "tutorizar" pero, en la vigésimo tercera edición, viene incluido. Ayns.

    Sobre todo lo demás, no puedo estar más de acuerdo. Solo comentar que la línea entre empobrecer y enriquecer el idioma es muy fina, pero en mi opinión va más del que lo usa que de los añadidos al castellano propio en sí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bea Solache, ¿quien eres? Me parecen muy bien tus objeciones, y me gustaría conocerte. Cierto es que no me importa tanto que las cosas estén o no aprobadas por la academia, ya que ésta presume ahora de democrática y lo acepta prácticamente todo. Atiendo más a la pertinencia, adecuación y falta de fealdad de los términos y expresiones.
      Un afectuoso saludo,
      Antón Capitel

      Eliminar
  3. En Valencia aparte del "han habido goles", se utiliza "Vicente está bajo, esperándonos", traducción literal de "baix" para abajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es porque en catalán-valenciano no existe abajo (indica nivel) o debajo (con algo encima)

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. "sí o sí", mejor "no hay alternativa posible".
    "más nada", mejor "nada más"

    ResponderEliminar
  6. Un saludo, profesor Capitel, he estado desconectada estas vacaciones. Pues soy Bea Solache, una antigua alumna de la ETSAM que una vez cursó en su UD de proyectos bajo la tutoría de Mónica Alberola.

    Es cierto que la Academia últimamente está que lo tira, y que en ocasiones es mejor ser un poco gamberro. O tradicional. Y las tres cosas que busca todos las deberían buscar.

    ResponderEliminar
  7. ¿Y qué tienen de malo los anglicismos? ¿Acaso son peores que los galicismos?

    El empleo de términos y expresiones procedentes de idiomas preponderantes (da igual si merecen o no serlo) es perfectamente saludable, ya que insuflan vida nueva a lo que, en otro caso, acabaría por fallecer, como sucede con el latín, que a fuerza de permanecer incontaminado ya no lo hablan ni los curas. De ahí que esté muy a favor de toda clase de anglicismos y galicismos (estos, hoy en día ya no tanto; es que el francés -el de hablar- cada día mola menos).

    En lo que no estoy a favor es en el empleo inadecuado del anglicismo o el galicismo. Un buen ejemplo es la frecuente (y muy lamentable) expresión 'irse al garete', tan usual en políticos y periodistas de medio pelo (ambos). Quien lo use debería saber que 'garete' no ya es un galicismo, sino la corrupción castellana de 'gare etrè' (o algo así; mi francés está un poquito apolillado, sobre todo con los acentos), que significa 'sin gobierno'. Cuando el francés era la lingua franca de los tiempos (lo que hoy es el inglés) los marinos españoles se acostumbraron a decir, cuando era pertinente, 'quedarse al garete', como expresión mas corta, y por tanto preferible, de 'quedarse sin gobierno' (los marinos profesionales siguen haciéndolo así). Sin embargo, los políticos incultos y los periodistas agrandados han tergiversado-prostituido el término hasta convertirlo en piadosismo cursi de 'irse al carajo', que es adonde se van los cosas cuando deciden irse a alguna parte. Los muy burros no saben que 'al garete' implica 'quedarse'. jamás 'irse'.

    Hace años tuvo una trifulca importante con un grupo de puristas empeñados en llamar 'material' al 'hardware' y 'logical' al 'software'. Con la perspectiva de los treinta años que nos contemplan, juzgad vosotros mismos para qué carajo sirve la ortodoxia lingüística y la corrección académica. Así pues, ¡vivan los anglicismos!

    Alfonso el Iconoclasta

    ResponderEliminar
  8. Creí que yo era de los pocos que se fijaban en esas "barrabasadas" lingüísticas, por ser hijo y sobrino carnal de profesoras de Lengua y Literatura, pero me sorprende agradablemente, que un arquitecto -de la rama de Ciencias- también se fije en algo que debería ser obvio para la mayoría. Estoy de acuerdo con lo que escribes y lo comparto al cien por cien.

    ResponderEliminar
  9. Retórica (Del lat. rhetorĭca, y este del gr. ῥητορική) es el arte de decir bien. A menudo se confunde el término con el uso impropio del arte que designa.
    ¿Le ocurrirá esto mismo algún día a la arquitectura?
    ¿Llegará el triste día en que alguien -parafraseando el texto del profesor Capitel- escriba: "ni la arquitectura ni la fantasía están prohibidas, en absoluto. Pero deben de ser tanto conscientes como justificadas. Si uno quiere ser arquitectónico es por algo. Y si uno lo es gratuitamente o sin saberlo, lo que queda es construcción banal. O sea, de segunda clase."?

    ResponderEliminar
  10. ¿Cómo se duele una persona? "HOOO, MESSI SE DUELE", por lo que tengo entendido, se conjuga como el verbo gustar, y concuerdan con lo que sigue, no se utilizan los pronombres personale y si "me, le, te".
    Otra...¿De dónde sacan la palabra "VÏDIO", tengo entendido que así se pronuncia video en inglés, pero se escribe igual que en castellano

    ResponderEliminar
  11. Una aclaración: sí existen los ordinales para "cantidades grandes". 235º es ducentésimo trigésimo quinto, aunque nadie lo utilice y sea verboso, pero existe.
    Cordial saludo.

    ResponderEliminar
  12. Me parce que lo que decis es BULL SHIT! Te falta leer mucho sobre Lingúística, un claro ejemplo de conservadurismo linguistico! Las lenguas evolucionan y con ellas las normas. El uso hace la norma y no viceversa! Esto no se dice, esto es incorrecto, esto no existe, en base a qué?!?! Usen el verbo "complejizar", "esclarecer", hablen de "tipologias", sean libres!

    ResponderEliminar
  13. Un apunte sobre "complejizar":
    Entiendo que, en el pasado, "complejo" fuera sinónimo de "complicado", luego "complejizar" podría considerarse sinónimo de "complicar", y quizás menos preferible por la "navaja de Occam"( que estéticamente podríamos enunciar como: es preferible la forma más simple a la complicada de enunciación de un concepto). Pero desde la aparición de la Teoría de Sistemas, precisamente "lo complejo" define un estado absolutamente distinto y diferenciado de "lo complicado". Si una de las funciones del lenguage consiste en la búsqueda de la precisión de los términos que abarcan los conceptos (al menos en el lenguage científico, como señala Sartori), es indudable que complejo y complicado ya no son sinónimos, mas que para un profano. No se trata de un esnobismo, sino de un neologismo.
    Abundando en este neologismo y con el mismo argumento de la navaja de Occam, es preferible el verbo "complejizar", a la forma verbal "hacer complejo" (lo mismo que es preferible "complicar" a "hacer complicado").
    En cualquier caso, disponer de las dos formas permite también una mayor precisión en el énfasis que se quiera dar a la expresión, en función también del contexto en que se pronuncie o escriba.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que esto no es un foro de discusión, por lo que no contesto a los que objetan, pero ni estoy de acuerdo con ellos ni entiendo por qué me leen.

      Eliminar
  14. No entiendo cómo puede vanagloriarse uno de su incorrección política cuando se está obsesionado con la corrección gramatical. Al fin y al cabo, cualquier tipo de corrección es por definición conservadora, y por tanto, de derechas.
    Perdón si le he resultado pedante.

    ResponderEliminar