viernes, 8 de junio de 2012

ES PRECISO DERRIBAR LA CATEDRAL DE LA ALMUDENA, EN MADRID, Y LA BASÍLICA DE LA SAGRADA FAMILIA, EN BARCELONA



Bromeando el otro día con algunos amigos en Valladolid, llegamos a la conclusión que era necesario promocionar estos dos derribos urgentes, el de la catedral de la Almudena, en Madrid, y el de la basílica de la Sagrada Familia en Barcelona. Llegamos a ello bromeando, pero una vez que llegamos a ello ya no nos pareció ninguna broma.

Cierto es -dirán tantos- que la Sagrada Familia es mejor que la Almudena. O al menos eso piensan los que sostienen el mito de Cataluña y su narcisismo, sean o no catalanes. ¿Cómo va a ser malo algo que está en Barcelona, ciudad ferpecta? Además, ¿acaso la diócesis barcelonesa no gana una pasta gansa con las colas de japoneses y otros gaznápiros que pagan más de 20 euros y tienen que reservar la entrada con varios meses de anticipación para ver el interior que parece hecho por la madre de Calatrava? ¿Acaso puede ser malo algo que, siendo catalán, además da pasta? ¡Habrase visto!

Pues bien, pongamos algo entre paréntesis la obra mentecata de Gaudí, por la pasta y por lo demás (aunque sin renunciar en absoluto al ideal superior de derribarla) y concentrémonos en la obvia maldad de la Almudena, tan fea que algunos especialistas (curas) sospechan que en ella no se produce el milagro de la transubstanciación de las especies.

La Almudena no es de Gaudí, no es catalana, ni da pasta, asi que, ¡a por ella! Debe ser derribada con urgencia y así dejaremos de pasar la verguenza que pasamos con los turistas cuando dicen que quieren ver la catedral de Madrid.

(Pero no te quedas tranquilo, Gaudí, que después iremos a por tí).

P.D. He recibido 3 comentarios, los 3 de antiguos compañeros de instituto (nuestra relación actual se ha puesto de moda), y estoy muy contento porque mi provocación ha dado resultado ¡Han picado!

Ahora bien, mi texto sobre la Almudena y la Sagrada Familia es una provocación, desde luego, pero no porque yo no piense lo que digo, sino por todo lo contrario. Es una provocación precisamente porque yo pienso tal y como digo. Soy arquitecto, profesor y crítico, y además ciudadano, y con tales títulos pienso que la catedral de la Almudena es un producto fracasado (la mayoría de los arquitectos lo saben) y que antes Madrid era una ciudad más atractiva, pues no tenía ni obispo ni catedral. Ahora tiene una catedral de historicismo hipertardío y vulgar, y resulta una verdadera lástima que así sea. Quien no sepa verlo, mejor para él, pues así no sufre. La catedral de la Almudena es la torpe expresión del franquismo que la creó, y (¡ay dolor!), de la democracia que la acabó.

En cuanto a la Sagrada Familia de Gaudí es la expresión más extrema del mal gusto y de la soberbia a la que un arquitecto, mitad muy halagado, mitad loco, puede llegar. En realidad, el proyecto de Gaudí se caía, no se podía construir, y sus mediocres sucesores (a quienes pertenece hoy la mayor parte de lo hecho) han tenido que continuarla en hormigón armado. Es espantosa, cursi, pretenciosa, inútil, fracasada, mentirosa (finge ser de piedra, pero es de hormigón). Y es la expresión de la hipocresía barcelonesa, de su condición narcisista.

Ha de advertirse, para acabar, que en cuestión de gustos hay mucho escrito, lo que pasa es que hay que leérselo. (Por cierto, esto del gusto ¿no hacía referencia a la comida?)

23 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Con todo cariño y respeto, supongo que este artículo se escribió después de tomar unas cañas con unos amiguetes y en plan total de guasa.

    La Sagrada Familia es una obra de gran belleza y mucha espiritualidad, que merece los 20 € de entrada por verse. Gaudí para mi que no soy arquitecto es un genio.

    La Almudena creo que nada tiene que ver con Gaudí. He visto desde mi casa las diferentes fases de su terminación que culminó siendo presidente Felipe Gonzalez, con una subvención especial aprobada por el gobierno socialista, que entendió bien que era importante.

    Lo único feo que tiene son las estatuas marrones añadidas en el exterior posteriormente y el edificio construido por FCC recientemente que tapa la vista de monumento y si se debería derribar.

    Conclusión, dos bellas obras que dan caracter a ambas ciudades y que no deben ser nunca derribadas.

    ResponderEliminar
  3. Pues yo diría –para llevar la contraria, claro- que hay muchas cosas que derribar, pero alrededor de las dos catedrales mencionadas, excluyendo a éstas.
    Primero, en el sentido arquitectónico, en Barcelona habría que derribar el consolador gigante ése que se encuentra algo más adelante (coño, un pareado). Es un ejemplo de mal gusto y encima parece que está oxidado (no me valen las disculpas de las genialidades de los cambios de color). Creo que también lo llaman el supositorio.
    Y si nos ponemos a derribar, pues ¡vaya sitio que han elegido para poner a la Sagrada Familia!; si se va cerca, casi no se ve, tapada por la multitud casas que hay alrededor.- Si estuviésemos en tiempos de vacas gordas, diría que habría que ensanchar la plaza y hacer algo bonito y digno de esa maravilla.- No hay nada igual por el mundo. Me encantan las personas con un genio tal que son capaces de crear un estilo propio totalmente diferente a los demás, y Gaudí era de ésos.- Confieso que me gusta todo lo de Gaudí, desde los jardines del parque Güell hasta los muebles que tiene en su casa por allí cerca hasta las otras obras que tiene por ahí diseminadas, como el palacio episcopal de Astorga; todo tiene eso que llamaría “impronta personal”, sinónimo de genio de un creador en este caso.
    En cuanto a la catedral de la Almudena, pues no me pongo tan visceral; reconozco que es sosa y que solamente la salva que hace algo de juego con el Palacio Real; forman un “trenecito” artístico.- Visto desde la casa de Manolo Rincón, que tiene desde su terraza una vista preciosa del conjunto, pues no desmerece y no está mal.- Por dentro es aún más sosa y la verdad es que da una sensación de penosa indiferencia. Sin embargo, cosas peores he visto, como la torre del Retiro, que asoma de forma indecente detrás de la Puerta de Alcalá, por poner un ejemplo.
    Y ya puestos a derribar, pues había que hacerlo con unos cuantos políticos incompetentes, sinvergüenzas, inútiles, bragazas, pero eso ya es otra historia…

    En fin, que discrepamos absolutamente en eso de las cosas a derribar; antes de llegar a estas catedrales, ¡anda que no hay!...

    ResponderEliminar
  4. ¿Estáis seguros de que son catedrales? Lo digo porque, hasta donde soy capaz de recordar, las dos son o eran basílicas (la Sagrada Familia además es, o fue, Templo Expiatorio).

    El que Kurt admirativamente llama 'supositorio' es el edificio Agbar (Aguas de Barcelona; nada que ver con el tercer emperador mogol), y tiene un gemelo en London igualmente apreciado por la intelectualidad avant-la-lettre. No me parece tan feo, ni tan dinamitable. La estética no se puede medir, lo que irremediablemente hace de ella un asunto subjetivo. A mí, por ejemplo, los bloques repletos de ropa tendida de la ampliación del Barrio de la Concepción (Madrid; los que dan a la M-30) me parecen mucho más horribles que el Taj Mahal, cuando no debiera ser así, al menos en un ambiente tan izquierdoso y vanguardista como se supone debe ser éste que nos acoge.

    En fin, que para gustos se hicieron los colores.

    Alfonso el Simplista

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que la única que es catedral es la Almudena, consagrada por Juan Pablo II, según se ve en una estatua a la entrda.

      La sagrada Familia es Basílica, pues la catedral de Barcelona es otra

      Eliminar
  5. Queridos Amigos:
    vuestra opinión es, simplemente, la convencional. Tanto desde el punto de vista personal como desde el punto de vista crítico, me reafirmo en lo dicho.
    Todas las personas, incluso los genios, pueden tener sus malos productos. Creo que dentro de la obra de Gaudí, que yo considero muy buena y muy atractiva, la Sagrada Familia es sin duda lo peor, con mucho. Y peor todavía es el casi universal consenso establecido entre japoneses y catalanes para considerarla una obra estupenda. Es horrible y mentecata.
    (De todos modos, ten antiguos compañeros para esto; no hay manera de dedicarse al humor "Mechant", porque no te entienden.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no soy ni Catalán ni Japonés y me gusta mucho. Mi mujer es gallega y le encanta. Mi cuñada es de Soria y le parece el mejor monumento de Barcelona...

      Creo que sobre gustos no hay nada escrito, y aunque sea muy convencional a mi me gusta el monumento.

      Eliminar
    2. La verdad es que no me fijo si es una opinión convencional o no; lo que me pasa debe ser algo parecido a que si eres un fan de, por ejemplo, Fernando Alonso, te digan que es un manta, que no le saca jugo al Ferrari, etc; cierto es que en algunas carreras lo hará peor o mejor.
      Pues eso; en mi opinión, la Sagrada Familia es un templo precioso y no de lo más feo de Gaudí...

      Y sobre gustos, pues también cada uno tiene su aquél; cada año veo encantado la feria ARCO, hago más de 500 fotos y me siguen diciendo que vaya porquería... será que esto del arte es muy subjetivo.

      Y me gustan las mujeres guapas, cosa que será muy convencional -aunque hoy en día quién sabe- pero...en fin, en tales casos... ¡Que viva lo convencional! ¡A ver quién supera la sonrisa de una mujer bonita!, ni el Gaudí...

      Eliminar
    3. Pues en mi modesta opinión, hay que ser abierto y tolerante. Nada es totalmente malo ni totalmente bueno. Creo que ese fué el espíritu de nuestros mejores profesores.

      La Sagrada Familia. El consenso dice que es una obra magnífica y a mi me encanta, aunque puedo comprender que a otros les horrorice. La Almudena. Es un compendio de diferentes estilos de las distintas épocas de construcción del templo (terminado por socialistas). Da caracter a la ciudad aunque entiendo no pueda gustar.

      Y sobre humor, pues unos somos menos listos y no entendemos ciertos niveles y nos quedamos solo con la letra que no con el espíritu. Que le vamos a hacer, ya se sabe aquello de los talentos....

      Eliminar
  6. Estoy totalmente de acuerdo, la Almudena es indiscutible. Si Gaudí hubiera nacido en Madrid sus obras serían denostadas por los santones de Catalunya Oriol Bohigas y Tusquets. Quitando el secesionismo vienés, el modernismo es brutalmente coent.

    ResponderEliminar
  7. Sigamos con las demoliciones. Propongo a todos, que elaboren una lista con las diez construcciones españolas a derribar, sin orden jerárquico.Empiezo:
    La Almudena Madrid, por supuesto
    Las Torres KYO Madrid
    Las Torres de Jerez Madrid
    El puente del Assud de l´Or Valencia
    El Ágora Valencia
    El Guggenheim Bilbao
    La casa Vicens Barcelona
    La Illa de la discordia Barcelona
    El Instituto Cervantes Madrid
    El Edificio Torre España Madrid

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se te olvidan:
      El nuevo museo que tapa la visión de la Almudena en Madrid.
      Residencial El Quiñón en Seseña (Toledo).
      El Valle de los Caidos (Naturalmente como lo hizo Franco)
      La Paz (Madrid). Otro símbolo franquista.
      El monumento a Calvo Sotelo (Madrid). Más franquismo.
      El Palacio del Pardo. (Lo contaminó Su Excelencia).
      La Moncloa (Contaminado por Felipe, Aznar, ZP y Rajoy).
      Y por supuesto hacer en los solares que queden viviendas de VPO para los pobres gitanos (no españoles, rumanos).

      Eliminar
    2. Del Valle de los Caídos dejaría el exterior, en el interior construiría un almacén de residuos nucleares.

      Eliminar
  8. El picar y rascarse, todo es empezar: al enterarme que un tal Capitel compañero mío de los pequeños años y amante del dibujo como yo había metido su blog en el nuestro, me dije el otro día que podría dedicarle un ratito. Y piqué. Debe ser que me encontré con una bomba-trampa (¿?): el tío proclamaba a los cuatro vientos que había que derribar dos insignes catedrales, siendo una de ellas para mí un objeto de admiración, tanto de esa catedral barcelonesa como de la obra de Gaudí.
    Pues me tocó un poco … ahí. Y contesté “on the spot” = lo que me salió, sin pensar. Y piqué, parece ser.
    Creo que es bueno “mover” un poco el blog de otro, así se le da vidilla.

    Luego, reflexionando, me dije: pero ¿quién dice que he picado? ¿Y por qué? ¿Por contestar a una provocación? Analicemos posibilidades:

    1: Sí es una provocación.- Quiere decir que lo que dice es mentira, que no piensa eso, pero que lo dice a ver quién contesta y saca la bandera del honor mancillado. Todo indica que en el fondo piensa así, entonces, será que no es coherente. O sea, que al decir que otros han picado, descubre su flanco: ¡el que ha picado entonces es él y no los que le responden!

    2: No es una provocación. Entonces, nadie ha picado; si no hay caña ni anzuelo, no hay pieza. La pregunta es entonces: si el artículo no es una provocación, ¡a lo mejor lo del picar viene por meterme en el blog, que todo él sea una trampa! Pues no lo había pensado, oiga, pero a lo mejor es eso.
    Pues será que es un blog-trampa. ¡Madre mía del Amor Hermoso! ¡Dónde me he metido! ¡Um Gottes Willen!!

    Viendo los otros comentarios, intuyo que lo de derribar es como el rascar; una vez que te das cuenta de la cantidad de cosas merecedoras de derribarse, debe ser un placer tremendamente erótico todo eso de derribar.
    Tal como lo veo, habría que derribar desde la Torre del Retiro, pasando por la torre Agbar, el edificio Torre de Madrid, el Museo Reina Sofía con sus ascensores acristalados, la extensión del Museo del Prado (dejando la puerta), el “coliseo” enfrente del Pirulí, las estaciones de metro con ascensor parcial alternando con escaleras fijas al mismo tiempo para mosquear a los inválidos (eso sí que son estaciones-trampa), los “nuevos” ministerios, las chulerías (cajita mágica, etc., etc.) y, ya puestos, derribar a los políticos de ayer por necios, a los de hoy por bragazas, a las autonomías (en eso soy muy convencional), a las duplicidades, a los aprovechados, que mira que hay, a los megalómanos (no melómanos, ojo)…

    No sigo, pues ya van muchas líneas, pero eso del derribo puede ser un buen negocio y podría mejorar el paro… ¿o no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues antes se destruia por guerras para reconstruir luego. Ahora se puede derribar por deporte para generar puestos de trabajo tanto en la destrucción, como en la reconstrucción. Hagamos como Nerón en Roma.
      Incendiemos Barcelona y Madrid, para luego reconstruirlas (Y París, Londres, New York (ahí ya ha empezado la destrucción). Viva el derribo incontrolado.

      Eliminar
  9. Kurt:
    te dedico la ilustración. En vez de derribar la Sagrada Familia, podíamos mandarla al eter aprovechando su forma de misiles. ¿Podrías estudiarlo tu?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aerodinámicamente, se presta desde luego... me encantaría enviarla a otro sitio (no por estar en Barcelona, ya sabes que me refiero a una zona más amplia - si no lo explico luego me acusan de anti-catalán y hay que tener un cuidado...)

      Lo malo que también tiene forma de supositorio, un poco más estilizado, claro, pero para este símil me viene mejor la torre Ágbar; ya te puedes figurar lo que pienso que se debiera hacer con esta última, si no fuese por lo doloroso que debe resultar...

      PD: estás anticuado; eso del éter ahora es la materia y la energía oscuras. Nuestra pobre materia solamente ocupa el 4% del Universo y las mencionadas el resto... de las que no se sabe mucho. En cualquier caso, allí la Sagrada Familia monta y cabe de sobra...

      ¡Gracias por la dedicatoria!!!

      Eliminar
    2. El Eter fue un "invento", para justificar que existía un soporte que permitía que lñas ondas Hertzianas se trasmitiesen.

      Cuando se profundizó en el estudio de los campos electro-magnéticos, se vió que en el vacío podía darse la trasmisión, por lo que se abandonó la teoría del eter.

      Hoy sabemos que existe materia inter-estelar, pero en baja proporción y muchos electrones e iones sueltos, ocupando lo que en otros tiempos ocuó el famoso eter inexistente.

      Eliminar
  10. La verdad es que me importa un rábano lo del eter; lo dije como sinónimo del aire. Me importan un rábano las cosas técnicas o científicas que trascienden la arquitectura. Bastante tengo con lo mío.
    Pero, por eso, como me dedico a lo mío, te diré, Kurt, que lo creas tú o no, el edificio Agbar es bueno. No es que sea la gran maravilla, pero de eso no hay mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los técnicos se caracterizan por ser precisos, concretos y veraces. Por eso el éter no debe importar nunca un rábano. Es un concepto que tuvo su importancia en la época de la mecánica analítica, y aunque hoy todos sabemos que nunca existió, es bueno recordarlo.

      ¿El electrón que es? ¿Una partícula?, ¿Una onda?, ¿Las dos cosas?. La Física lanza retos de los que luego, a veces, se obtienen las soluciones prácticas más insospechadas.

      Desde siempre nos hemos movido en un mundo de modelos que se van perfeccionando con el conocimiento. El modelo planetario de Copérnico tenía órbitas circulares. El de Kepler las tenía elípticas, etc. Según aprendemos vamos de lo más simple a lo más complejo, en un camino que nunca terminará pues nunca tendremos el conocimiento pleno de las cosas.

      Supongo, si se me permite, que en arquitectura técnica esto es igual. Está la resistencia de materiales, con sus modelos para el cálculo de estructuras, celosías, vigas, pandeos, etc. Todos estos modelos se han ido perfeccionando a lo largo del tiempo, hasta dar unos programas de ordenador que te deben de calcular todo y sin error.

      Al menos es ese mi punto de vista, bastante conservador supongo.

      Eliminar
  11. Lo malo es cuando se pierde la sensibilidad en la yema de los dedos con tanto programa de ordenador; cuando hay que explicar un resultado "extraño", te vuelves loco.

    Y encima los programas deben ser compatibles unos con otros, si no, no se puede colaborar con nadie.

    Claras ventajas y nuevos inconvenientes, como siempre

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola Antón! Discrepo nuevamente: durante años me han interesado los aviones casi en exclusiva, pero la satisfacción de bucear en nuevos conocimientos, aunque sea superficialmente, es inefable.

    No sabía que defendías la torre Agbar. Pues volvemos a discrepar. Pero como dijo alguien: sobre gustos...

    "Y el que sea original,
    no es óbice ni valladar;
    es un supositorio
    como una catedral".

    ¡Coño, me ha salido un pareado!

    Un abrazo,

    Kurt

    ResponderEliminar
  13. Anton, te digo que para mi la Sagrada Familia es por mucho el edificio mas feo que yo he visto en mi vida. La entrada antigua parece una cueva con murcielagos. Ciertamente es impresionante pero dificil de ver, es como si alguien hiciera caca con la forma de George W. Bush tambien seria impresionante pero incomodo de ver al mismo tiempo.

    A mi gusto La Sagrada Familia significa 2 cosas. Que la mayoria de la gente no sabe que son sus gustos y tienen miedo a ser juzgados como con el Nuevo Traje del Emperador.
    Y segundo, Gaudí abusó de su fama de "gran" "arquitecto" para crear una burla que el sabia que seria respetada por el simple hecho de haberla construido el.

    Sobre la Almudena, se me hace un edificio sumamente soso y nada mas. Encuentro mas interesante una patata en una mesa que la Almudena.

    Y tambien deberiamos derrumbar el Guggenheim de Bilbao que es de las cosas mas horribles que he visto (aparte de la Sagrada Familia) y al Museo Soumaya.

    ResponderEliminar